> inicio > mercado de carbono > protocolo de kioto

historia

En 1992 las Naciones Unidas tuvieron una convención que se denominó "La Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro" donde se estableció la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC o UNFCCC por sus siglas en inglés) en donde se llevaron a cabo trabajos para determinar la gravedad del cambio climático y las acciones que se deberían de tomar.

E 11 de diciembre de 1997, en la ciudad de Kioto, Japón, dentro de las reuniones de la CMNUCC, los países industrializados se comprometieron a mitigar el 5.2% de las emisiones que se registraron en 1990 a nivel mundial para el periodo 2008-2012. La firma de los países industrializados ante este compromiso se le denominó “Protocolo de Kioto”.

definición y objetivo

El Protocolo de Kioto se define como el instrumento legal internacional desarrollado con el fin de reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI). El objetivo del Protocolo de Kioto es que los países desarrollados y los países en proceso de transición a una economía de mercado, denominados países de Anexo 1, asuman el compromiso de reducir durante 2008-2012 al menos un 5% sobre las emisiones antropogénicas de los seis GEIs* que tuvieron en el año 1990.

Se acordó que el protocolo entraría en vigor 90 días posteriores a la firma de ratificación de al menos el 55% de los países responsables de la emisiones de GEI. Países como Estados Unidos y Australia se negaron a ratificar el protocolo y fue hasta que Rusia firmó el 18 de noviembre de 2004, por lo que el Protocolo de Kioto entró en vigor oficialmente el 16 de febrero de 2005.

La CMNUCC estableció para los países del Anexo 1, dos mecanismos para controlar y mitigar los GEI causantes del cambio climático. A los países en vías de desarrollo que firmaron o ratificaron el compromiso del protocolo, se les denominó No Anexo 1 y éstos no están obligados a cumplir con la meta de mitigación de GEIs.

Los países de Anexo 1, ya sea individualmente o en conjunto, que se hayan comprometido a reducir sus emisiones GEI, en caso de no lograrlo, se harán acreedores a multas económicas valuadas en euros por cada tonelada de dióxido de carbono equivalente (tCO2e) que no logren reducir.

*Los gases que producen el efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6). No todos los gases de efecto invernadero son antropogénicos, ya que existen también gases de origen natural y en conjunto son responsables del calentamiento global del planeta y del cambio climático.