> inicio > servicios > calidad y eficiencia energética > publicaciones

el rol del combustible en la sustentabilidad futura de la operación de flota

Noviembre de 2010

antecedentes

El futuro de la Distribución Urbana y Suburbana en México requiere de un combustible que le ayude a enfrentar exitosamente el reto de la sustentabilidad, pero… ¿Cuál de los combustibles para flotilla disponibles en México puede en realidad jugar este rol tan estratégico?

En base a cifras del INEGI, en México hay un poco más de 8.5 millones de vehículos de carga. Si separamos de este grupo 400,000 vehículos dedicados al transporte público a nivel nacional y tomando como base estas cifras las combinamos con los indicadores desarrollados por Cosmo Consulting, estimamos que hay 185,000 vehículos que se operan diariamente en el esquema de flotillas, dentro de esta clasificación subyacen aproximadamente 70,000 vehículos que pertenecen a una flotilla de distribución urbana y suburbana, cuyo único objetivo es posicionar los productos y/o servicios de sus respectivas empresas en los puntos de venta para su consumo final

objetivo

Concentrándose en el grupo de la flotilla de distribución urbana y suburbana, este artículo tiene como objetivo analizar una situación que está surgiendo en el mercado y que afecta radicalmente a la gestión futura de la Administración de Flota.

el combustible de flota (2000-2010)

Al principio de ésta década la gasolina había sido casi completamente erradicada de la operación de flota y el Gas LP era la opción de combustible favorita, la ventaja principal del Gas LP sobre la gasolina, es que esta alternativa se le presentó a la operación de flota como un combustible de menor precio.

Por razones de desempeño, a principios de esta década la industria del diesel vio la oportunidad de elevar el desempeño operativo de la flotilla mexicana y basándose en el mayor rendimiento en kilómetros por litro del motor diesel, retó la posición del Gas LP.

Apoyados en una bien estructurada “Historia de Éxito” a través de una flotilla nacional que funcionó como laboratorio de pruebas controladas y después como testimonial, los fabricantes de vehículos diesel fueron penetrando el mercado, aprovechando precios del litro de diesel muy favorecidos.

Así, al día de hoy, casi al término de la década, el diesel es el combustible que domina el segmento de la flotilla de distribución urbana y suburbana y en atención a la demanda creada, la industria automotriz mexicana creció en la oferta de plataformas de vehículos diesel de tan sólo un par de plataformas clase 7 y clase 8, a una oferta actual de más de 30 plataformas en clases 2 a 8 y todo esto en menos de diez años .

la incertidumbre actual

A la fecha y pensando en la adquisición de las próximas unidades, es de llamar la atención que las flotillas líderes de opinión ya no están tan satisfechas con el diesel, pero no han logrado identificar una alternativa viable capaz de soportar sus planes de mediano y largo plazo.

En Cosmo Consulting hemos tenido la posibilidad de recopilar los puntos de vista de los responsables operativos de varias flotillas nacionales y regionales cuyo nivel de gestión de flota las ubica como reconocidos líderes de opinión, y de este ejercicio encontramos un nuevo enfoque gestándose en el mercado.

Una vez pasado el período inicial de las unidades diesel, el incremento en los costos de mantenimiento de este tipo de vehículos se vuelve un factor a considerar en futuras adquisiciones, adicionalmente a partir de 2007 el precio del diesel mexicano se ha incrementado de manera importante. La combinación de estos dos elementos hace que la opción de nuevos vehículos diesel sea una decisión difícil de tomar y con alto grado de incertidumbre a futuro.

Así las cosas, la realidad operativa es que tarde o temprano, las unidades deben ser reemplazadas para que la flota pueda seguir operando en el tiempo y parte integral del proceso de reemplazo es la decisión de la opción de combustible. Por esto, el responsable de la operación de flota se encuentra ante la disyuntiva de presentar a su directiva un cambio radical en la estrategia de combustible o bien seguir usando diesel, sabiendo que la problemática de su utilización irá en aumento.

Para complicar aún más la integración de una estrategia efectiva de reemplazo de unidades, desde la perspectiva del gerente de flota, hoy en día no existe una alternativa aparente para la utilización de otro combustible en sustitución del diesel :

el efecto precio

Con lo ya descrito, la tendencia es pensar que en base a los diferenciales de precio por litro en la bomba, las alternativas de combustible van tomando participación de mercado, sin embargo mientras escribo estas líneas el diferencial entre el litro de Gas LP y el litro de diesel llegó a su máximo histórico (ver Gráfica-1), pero la demanda por sistemas de Gas LP para vehículos es la más baja de la década.

Gráfica 1 - Comparativa de Precio del Diesel y Gas LP

¿Cómo interpretar esta información contradictoria? Debe haber otro factor influyendo en las decisiones de los gerentes de flota al seleccionar el tipo de combustible para su operación..

¿qué quiere el mercado?

La respuesta más frecuente a esta pregunta es que la operación de flota no quiere un combustible barato, sino el menor Costo por Unidad de Producto Entregada y esto explica el porqué los responsables de la operación de flota están renuentes a emplear Gas LP, pues aún recuerdan los problemas de desempeño en donde los costos ocultos incrementaron el Costo por Unidad de Producto Entregada, haciendo inviable el uso de éste combustible.

Actualmente lo que el responsable de la operación de flota ve, es que sus costos se incrementan cada mes, tanto en función de los aumentos mensuales del diesel, como en función de la antigüedad de sus vehículos y sus crecientes necesidades de mantenimiento. Pero en función de sus experiencias pasadas, no ve al Gas LP como la solución a sus problemas. Es por esto que el diferencial histórico de 40% en el precio del litro, no ha sido suficiente para activar la demanda por sistemas de Gas LP.

Así, en respuesta a la pregunta, lo que el mercado quiere es un combustible que le permita sustentabilidad operativa, es decir el contar con un combustible que sea una buena opción hoy y que siga siendo una buena opción mañana y en el tiempo .

el gas LP vehicular - un nuevo enfoque

El uso de Gas LP en vehículos ha sufrido importantes avances tecnológicos. En la Tabla-1 se muestra lo más relevante de estos avance:

Tabla 1 - Avances Tecnológicos de Sistemas de Gas LP
Estado del Arte
Base Tecnológica
Descripción
Primera generación Mecanismos servo-actuados Aplicable con buenos resultados a motores de controles electro-mecánicos (hasta 1985)
Segunda generación Retroalimentación sensora Aplicable a motores electrónicos de primera generación (1995)
Tercera generación Electrónica Digital Adaptable Aplicable a motores electrónicos de segunda generación (2000)
Cuarta generación Inyección Fase Vapor con Electrónica Interactiva Aplicable a motores electrónicos de tercera generación (2010)
Quinta generación Inyección Fase Líquida con Electrónica Complementada Aplicable a motores electrónicos de cuarta generación (2010+)

Dado que ahora el parque vehicular susceptible de usar Gas LP tiene motor ciclo Diesel, se han desarrollado sistemas de conversión de un motor ciclo Diesel a un motor ciclo Otto usando Gas LP y aún cuando hay retos de carácter económico en esta aplicación, la parte técnica está dominada

Figura 1 - Motor Cummins a Gas LP (195 HP y 500 lb-pie)
Desde nuestra perspectiva, el Gas LP pronto recuperará el segmento de la flotilla de distribución urbana y suburbana, pero esta recuperación estará basada en avances tecnológicos que representen una oferta de valor superior a la del diesel. A esta nueva oferta la hemos denominado como “Gas LP Vehicular”, para separarla de eventos anteriores enmarcados en la “Carburación a Gas LP”. Un ejemplo de este nuevo enfoque, es la iniciativa que están tomando varios fabricantes de motores diesel, los cuales empiezan a desarrollar la versión Otto con Gas LP a partir de un motor diesel

 

Esta conjunción de un monoblock de alta resistencia y un combustible limpio que le genera menores esfuerzos a las partes internas del motor, resulta en motores con rendimientos similares a los motores diesel, pero con una vida útil entre dos y tres veces mayor que la vida útil del motor original.

La visión del futuro

En Cosmo Consulting hemos analizado el estado del arte a nivel mundial y hemos encontrado que existen tecnologías de aplicación que en las condiciones actuales le permiten al Gas LP obtener menores Costos por Unidad de Producto Entregada que los obtenidos por el diesel. Algunas de estas tecnologías están disponibles en México y estamos colaborando con las empresas del lado de la oferta para que su nueva oferta de valor, cumpla con las expectativas del mercado y sea una herramienta en la búsqueda de la sustentabilidad futura de las flotillas mexicanas.

comentarios

regresar a publicaciones