> inicio > servicios > calidad y eficiencia energética > publicaciones

méxico ante el reto del desarrollo sustentable... ¿es posible?

Mayo de 2010

la conferencia de la tierra

Cancún es en si mismo una historia de éxito en los anales de la economía mexicana, hoy por hoy compite con Palma de Mallorca por el metro cuadrado más rentable de la industria turística mundial. Para mí esta historia de éxito tiene un sentido muy personal, pues además de disfrutar Cancún como el que más de mis paisanos, la primera noche que pasé en Cancún hace 40 años, fue sobre unos costales de cemento ya que en aquel entonces “Puerto Juárez” no era más que unas enramadas y un precario muelle para embarcarse a Cozumel o a Isla Mujeres.

Este año, Cancún se tornará en el centro de atención internacional cuando en Diciembre tenga lugar en ese paraíso la Conferencia de las Partes (COP-16) de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), dándole a México la gran oportunidad de convertir CANCÚN 2010 en una historia de éxito mundial, esto si durante la conferencia se logra el acuerdo que amalgame la voluntad de todos los pueblos de la tierra en la búsqueda de un futuro sustentable.

la visión del protocolo de kioto 2012 plus

El tema central de la COP-16 será el acuerdo que suceda al Protocolo de Kioto para la reducción de la emisiones de gases efecto invernadero (GEI) y, en base a lo avanzado en la COP-15 Copenhague 2009, el nuevo acuerdo puede estar basado en compromisos de todos los países, no sólo de 31 economías avanzadas, como hasta ahora, sino también para economías emergentes donde los compromisos se darían por sectores específicos. ¿Esto que implica? Que quizá a Brasil no se le pida establecer un compromiso de reducir emisiones GEI derivadas de su industria, pero sí se le pida que se comprometa a un porcentaje de reducción de sus emisiones por deforestación.

Debido al perfil de emisiones mexicano, el compromiso se orientaría al sector transporte como puede verse en la tabla 1:

Tabla 1 - Emisiones de Gases de Efecto Invernadero Derivadas del Sector Transporte

Referencia
Participación
Ranking
Mundial
13.8%
Tercero
Mexicana
18.2%
Segundo
Fuente: Global Mapping of GHG (Vattenfall AB)

Además de que las emisiones GEI del sector transporte en México son hoy en día proporcionalmente mayores a la media mundial, éste es el sector que más aceleradamente crece en el país, por lo que en un escenario de “las cosas como están” (BAU por sus siglas en inglés), para 2050 el sector transporte será el primer rubro en el perfil mexicano de emisiones GEI.

necesidad de un transporte mexicano sustentable

Los profesionales en transporte debemos promover en nuestro medio un mayor nivel de conciencia de los efectos de nuestra diaria actividad en el calentamiento global y en el cambio climático. Ya hemos sentido en carne propia la fuerza derivada de afectar la ecuación climática de la tierra, reflejada en grandes inundaciones, severas sequías y ciclones cada vez más violentos. Es difícil de aceptar, pero cada kilómetro recorrido en el esquema actual, esta cooperando para que estos fenómenos se presenten con creciente intensidad.

En la actualidad hay 1,000 millones de vehículos en el mundo , de los cuales casi 30 millones operan en territorio mexicano, este parque vehicular está sesgado al vehículo particular y su antigüedad promedio es de más de diez años . Con estas cifras, la búsqueda de un transporte futuro sustentable representa un verdadero reto, pero el costo de no hacer nada sería una erogación social tan elevada, que nos forzaría a hipotecar nuestro futuro.

pero entonces... ¿como sí?

Analizando el proceso de la sustentabilidad aplicado al caso del transporte mexicano, vemos que los primeros dos pasos (analizar y dimensionar), ya se han dado. Del análisis sabemos que enfrentamos un reto y del dimensionamiento es claro que, en cuanto al sector transporte, estamos muy arriba de la media mundial en emisiones GEI.

El tercer paso hacia la sustentabilidad es ajustar y en ese sentido, ¿que hemos hecho? Pareciera que poco; sin embargo, en Cosmo Consulting hemos encontrado una iniciativa real que una empresa mexicana está convirtiendo en una historia de éxito: DINA Camiones.

DINA Camiones ha decidido dar el tercer paso hacia la sustentabilidad por medio del empleo de un combustible con mucha menor huella de carbono.

DINA Camiones tiene disponible para el mercado mexicano del transporte público un vehículo mediano de 35 a 40 pasajeros, el cual está equipado con un motor base diesel, pero diseñado de fábrica para el uso de gas natural comprimido (GNC). Este motor cuenta con la más avanzada electrónica para control de combustible, la cual fue recientemente desarrollada por la Universidad de British Columbia en Canadá.

Tabla 2 - El ajuste

El ajuste en el proceso de la sustentabilidad, se logra al emplear GNC, que es un combustible con un solo átomo de carbón en su molécula, a diferencia de emplear diesel cuya molécula tiene hasta 20 átomos de carbón. El efecto neto es un vehículo con una huella de carbón 40 a 50% menor a la huella de carbón derivada del empleo del motor diesel.
El motor es fabricado por la empresa CWI de Vancouver emplea el concepto de Lean-Burn o mezcla hiper-estequiométrica; con lo cual, además del efecto de la disminución de intensidad carbónica en la molécula, se tienen rendimientos de combustible muy similares a los obtenidos en el motor diesel original. Las emisiones de CO y HC se reducen casi a cero y el NOX se postrata en un convertidor de tres vías de alta reducción .

reflexión final

Para la comunidad ambiental internacional es un hecho aceptado que los combustibles fósiles seguirán dominando el aspecto energético de la movilidad humana por los próximos cuarenta años y que las futuras opciones de energía limpia requieren al menos de diez a veinte años más para ser comercializables.

Es en esta coyuntura que el empleo de combustibles de baja intensidad carbónica como el gas natural comprimido o el gas licuado de petróleo, y los proyectos para su integración, como el desarrollado por DINA Camiones, se convierten en un elemento de transición que nos permitirá mitigar (cuarto paso del proceso de sustentabilidad), para que por medio de energías limpias podamos llegar al 2050 en posibilidades de neutralizar (quinto paso) y así operar un esquema de transporte sustentable.

comentarios

regresar a publicaciones